Esta es una pregunta que aparece constantemente en el momento en que me preguntan sobre las plantas. Quizás la parte mucho más bien difícil de la jardinería es cuánta agua debe recibir su planta. Ciertos pasamos por bastante, otros por poco, y en el momento en que una planta muere, solamente entendemos si es por una razón u otra. En resumen, en el momento en que una planta se marchita, puede ser para los dos.

El efecto que observamos es la pérdida de agua mediante las hojas. En el momento en que la tasa de entrada de agua por medio de las raíces de las plantas es menor que la tasa de pérdida mediante las hojas, las hojas dejan de estar turgentes y se vuelven hacia abajo. Esto puede deberse a la carencia de agua en el sustrato. Si es de esta forma, la planta prosigue absorbiendo agua hasta el momento en que llega un instante en que no recibe este líquido, entonces, si prosigue sudando, pierde el agua que tenía guardada en sus tejidos. Pero asimismo puede suceder en el momento en que hay un exceso de agua: las raíces respiran, ahora través de la respiración absorben agua. Pero si no tienen la posibilidad de respirar, no tienen la posibilidad de absorber agua, con lo que el resultado es el mismo.

Regar las plantas por arriba o por abajo, ¿cuál es preferible?

Primeramente, la manera de regar va a depender bastante de la clase a la que pertenezca tu planta. Te dejamos una pequeña guía a fin de que consigas aplicarlo en el próximo riego y la persistencia tienes que llevarlo a cabo:

De qué manera regar plantas: flores. (Fotografía: Getty Images)

Riegue una vez cada tres semanas… o mucho más

Con el riego por inmersión, las plantas de interior solo precisan regarse cada 2 o tres semanas. O aun mucho más: habitualmente, plantas como la maceta o el ficus tienen la posibilidad de soportar hasta tres meses sin agua y sin ofrecer señales de sed. Para entender si la planta regresa a requerir agua se tienen la posibilidad de emplear ciertas técnicas hogareñas: por una parte, meter el dedo y revisar si hay humedad. Caso de que apreciemos humedad, es preferible no regar. Si la planta tiene inconvenientes, es posible que la solución no sea ofrecerle mucho más agua, es posible que sea una plaga o carencia de nutrientes. Otros jardineros emplean un palillo largo y un orificio, tal y como si fuera un pastel.

También te puede interesar  ¿Cómo agregar hierro a la tierra?

– Riego por inmersión

Para emplear este procedimiento para regar plantas de interior, debemos poner la maceta de manera directa en un envase lleno de agua. Al cabo del rato (diez-15 minutos) vamos a sacar la cazuela del agua. La próxima operación es dejar chorrear la planta, para remover el exceso de agua. El más destacable procedimiento para aquellas plantas que se ponen en macetas o macetas pequeñas, es asimismo una suerte de antídoto para recobrar una planta que sufrió una exposición excesiva al calor sin aporte de agua, que la dejó resecar. Por su apariencia es posible que parezca que es imposible recobrar, pero con este procedimiento de riego por inmersión, ciertas plantas alcanzan subsistir; conque si te hallas en esta situación, prueba siempre y en todo momento este procedimiento antes de tomar la última y determinante resolución. Asimismo es la manera mucho más correcta de regar las orquídeas, una planta muy sensible a los cambios de temperatura y al exceso de agua.

– La manera mucho más rápida y frecuente de comprender si una planta precisa agua es realizar una operación parcialmente fácil: ingresar los dedos en la tierra a una hondura de 2 centímetros. Si el sustrato está húmedo, no regaremos para eludir el exceso de humedad, puesto que las raíces tienen la posibilidad de pudrirse o encender la capacitación y proliferación de moho u hongos.

Valorar
Array

Contenido de la página