La sequía es un inconveniente mundial y en Chile perjudica bastante la agricultura. Autoridades y productores agrícolas procuran otras alternativas para batallar el desabastecimiento, y en 2014, estudiantes de bachillerato del instituto Mare de Déu del Carme, de Terrassa, en colaboración con la UPC (Facultad Politécnica de Cataluña) y la Fundación Aqua Maris de Badalona, estudió las opciones que proporciona el agua de mar para el riego de cultivos de tomate cherry y remolacha.

Múltiples intranquilidades brotan con relación a este tema, la más esencial de las que es el daño provocado por los elementos relacionados con el agua de mar. El estudio aclara que charlar de agua no puede ponerse un límite únicamente al agua dulce: “el fallo mucho más grave se comete en la marginación del agua de mar, que es el 97% del agua total de nuestro mundo”.

¿De qué forma se forman las sales en el suelo?

Las sales que ingresan al suelo (del riego y/u otras fuentes) se concentran como producto de la evaporación y transpiración de la planta. Esta concentración de sal en la solución del suelo genera un incremento del potencial osmótico del agua del suelo.

Un suelo es salino en el momento en que hay un exceso de sales solubles que previenen el avance del cultivo. El primordial aspecto que estimula la salinidad del suelo es el sodio en el momento en que está fijado en el complejo coloidal.

2- Fitotoxicidad

Aparte de los metales pesados ​​(plomo, mercurio, etcétera.), hay otros muchos elementos que tienen la posibilidad de envenenar nuestras plantas si su concentración sobrepasa algunos límites. Boro (B), cloro (Cl), sodio (Na), litio (Li), azufre (S), etcétera.

También te puede interesar  ¿Cuál es el mejor veneno para las hormigas?

Los tres primeros tienden a ser los mucho más conflictivos.

Posiblemente sepas que el agua de mar es el 97% del agua total de nuestro mundo al tiempo que el agua dulce es solo el 3% sobrante y nosotros solo el 0,06%, puesto que el resto está congelada. Tras esta información, seguramente ahora tienes mucho más curiosidad por entender de qué forma usar el agua de mar para el riego. Además de esto, si vives en un espacio con mucha sequía o si visitas sitios donde no hay agua dulce, terminantemente te interesará esta técnica.

Bueno, para regar con agua de mar utilizo una técnica que hemos visto hace un tiempo llamada «técnica de riego del sol«. No obstante, en un caso así, aparte de volver a utilizar botellas de plástico viejas y hacer un mini invernadero con depósito, aprovechamos los fotones del sol, que calientan el envase y hacen que el agua se evapore. Merced a esto, el agua se condensa en las paredes y cae al suelo libre de sal.

Valorar
Array

Contenido de la página