El fitoplancton de los océanos (y no de los bosques, como frecuenta creerse) genera entre el 50% y el 85% del oxígeno que se libera a la atmósfera de año en año.

Puede ser habitual que hallemos oxígeno en el aire, entendemos que es producido primordialmente por el desarrollo de fotosíntesis de árboles y plantas, asimismo entendemos que es el 21% del total de gases en la Tierra atmósfera y son fundamentales para la vida de prácticamente todas las especies terrestres y marinas, pero no en todos los casos fue de este modo.

El día de hoy entendemos que recientemente mucho más de 2.400 millones de años el oxígeno no estaba en la atmósfera en proporciones importantes, era tan poco que difícilmente se podía medir apropiadamente en la atmósfera de aquella temporada. Pero lo que se conoce es que hubo un periodo llamado “El periodo de la enorme oxidación” y que duró unos 750 millones de años. Lo que no se sabía era de qué manera se causó este desarrollo.

Administran la temperatura del mundo

A lo largo del día, los mares absorben la luz del sol y guardan energía, sosteniendo un tiempo fresco, y la dejan libre gradualmente durante la noche, sosteniendo la estabilidad de temperatura. Y si tenemos en consideración que el 71% de la área del mundo está cubierta por océanos, su predominación global es simple de medir.

Gracias –nuevamente– al fitoplancton, los océanos absorben las emisiones de dióxido de carbono provocadas por las ocupaciones humanas. Aparte de usarlo para la fotosíntesis, liberando oxígeno en el desarrollo, estos microorganismos atrapan el gas sobrante y en el momento en que mueren se marcha con ellos a las profundidades del océano.

También te puede interesar  ¿Cuál es la mejor luna para plantar?

La relevancia del oxígeno

Esta molécula, primordial para nuestra supervivencia, está abudantemente en nuestra atmósfera. Es, como varios de nosotros entendemos, el 21% de todos y cada uno de los gases que ya están. Este fantástico elemento es fundamental para nosotros en la actualidad, pero existen muchos organismos que viven absolutamente extraños a él, e inclusive el oxígeno puede ser mortal. Este conjunto está compuesto por organismos anaerobios, y en el final los mucho más intolerantes a la vida del oxígeno, son los anaerobios rigurosos. La enorme mayoría son microorganismos que están familiarizados a medrar en áreas recónditas, espesas o estratificadas, donde no hay oxígeno libre para ellos.

Para comprender la evolución del oxígeno requerimos entender para qué exactamente lo utilizamos y por qué razón es tan esencial. La contestación es simple: empleamos oxígeno como energía. Esto se traduce, en nuestra célula, como ATP. Esta es la moneda de cambio en nuestro cuerpo. Nos asistencia en varios procesos, desde la contracción muscular hasta la síntesis de proteínas. El ATP, que es la molécula básica de la energía principal, se crea en el desarrollo de catabolismo, donde moléculas complicadas como la glucosa se convierten en otras mucho más fáciles, hasta llegar al CO2.

Valorar

Contenido de la página