La ceniza de nuestras chimeneas o barbacoas se puede usar como abono casero para plantas, para dar nutrientes en el jardín.

¿De qué manera integrar nitrógeno a las plantas?

El café es una increíble fuente de nitrógeno para el suelo, aparte de ser abundante en antioxidantes. Para utilizarlo solo precisas añadir los granos a tu compost o esparcirlos de forma directa en el suelo donde están tus plantas.

Para las plantas es esencial que les logres ofrecer un plus de calcio, pero es primordial no abusar de las cascarillas de huevo, por el hecho de que puedes cambiar el pH de la tierra, que la regresa muy básica y poco favorece para su desarrollo.

El té es otra coalición económica que nos asiste a proteger nuestras plantas y desarrollarlas. Es una fuente de sodio, potasio, magnesio, fósforo y calcio. Para enriquecer la tierra de nuestras plantas, tenemos la posibilidad de diseminar el contenido de las bolsas de té una vez por año.

Los restos de leche, café o infusiones asimismo son una manera de dar nutrientes líquidos al sustrato de nuestras plantas. Se aconseja no abusar de esta práctica. Pero una vez por año tenemos la posibilidad de verter los restos de nuestro desayuno en la tierra de las plantas.

Fertilizante orgánico

Entre la extensa variedad de fertilizantes orgánicos podemos encontrar los próximos:

  • Fertilizante verde. Es un complejo que tiene dentro un aporte agregada de nitrógeno. Si deseas lograrlo por ti, es simple. Todo cuanto debes llevar a cabo es plantar legumbres (judías, guisantes, habas, alfalfa o trébol) y enterrarlas. Simple, económico y muy favorable para las verduras.
  • Compostaje. Se consigue por fermentación anterior de materia orgánica. Para llevarlo a cabo precisas utilizar restos de comida, desechos agrícolas, estiércol animal y humus de lombriz. Muy de tendencia en viviendas con jardines.
  • Estiércol. Se consigue de animales herbívoros como ovejas, cabras, caballos, conejos, etcétera. Es una manera realmente natural de alimentar la tierra y tus plantas. Puedes adquirirlo en viveros o huertas, ¡y por el momento no huele!
  • Guanó. Posiblemente esté familiarizado con el estiércol de pollo. Es como estiércol, pero está hecho de excrementos de palomas y murceguillos. Es una mezcla muy nutritiva, singularmente para plantas hortícolas.
  • Césped. Este compuesto de color cobrizo obscuro o de color mucho más claro hace aparición en áreas sumergidas gracias a la descomposición amplia de restos de plantas. Con un pH de 3,5, tienes que emplearlo mezclado con otro género de sustrato, en tanto que tiene una función acidificante.
También te puede interesar  ¿Cuál es el tipo de suelo más fértil?

Fertilización con granos de café

Una enorme opción alternativa al empleo de restos de café. Actúa como fuente de nitrógeno para el suelo, aparte de ser abundante en antioxidantes. Radica en poner los granos para compost o espolvorearlos de forma directa sobre el suelo.

Tienen una doble virtud: se tienen la posibilidad de usar como abono o repelente, troceadas o desmenuzadas. Presionado, rocíe el polvo en la base de la planta, o en bloques, creando una suerte de anillo en la base de la planta: esta barrera puede resguardarlos de los caracoles y ciertas orugas.

Valorar
Array

Contenido de la página