Es dependiente de cada región, pero en general en el hemisferio norte, la siembra empieza en el mes de febrero o marzo y dura hasta abril, en el momento en que las temperaturas bajan un tanto y llega la primavera. Si deseas iniciar en el mes de febrero, vas a deber llevarlo a cabo en interior o en invernadero; Si esperas hasta marzo, ahora puedes sembrarlas en exterior. Esta es una norma establecida, hay que tomar en consideración el tiempo de cada región.

Rocíe agua en los semilleros todos y cada uno de los días para sostenerlos húmedos y despertar las semillas.

Las semillas.

Las tenemos la posibilidad de obtener en un vivero o en una tienda enfocada, sabiendo que sean de marca conocida, del año (esto es, frescas) y de la pluralidad de tomates que mucho más nos agradan Hay para lechuga, tomates en rama, tomates cherry o coctel, tomates colgantes, peras…

Una tierra nutritiva y tenuemente húmeda, base primordial de nuestro cultivo

Eso es definitivo. Ya que el tomate es un cultivo con una necesidad de nutrientes muy elevada, es primordial para su preciso avance dotarlo de un suelo enriquecido. Es mucho más, solo si tiene todo cuanto precisa para medrar con vigor vamos a poder eludir ciertas plagas y patologías de este cultivo.

También te puede interesar  Plantar Zanahorias Epoca

Por este motivo, el enriquecimiento de la región de plantación es primordial. Si lo planeamos, lo idóneo es abonar la tierra con abono orgánico 15 días antes de trasplantar los tomates. Lejos de llevarlo a cabo en la área, debemos entremezclarlo con la tierra unos centímetros de hondura. Así, las raíces de nuestras plántulas tienen un suelo rico para absorber nutrientes.

Valorar

Última actualización el 2023-02-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Contenido de la página