Cómo trasplantar flores en el exterior

Las plantas en maceta pueden ser excelentes para dar la vida al interior de tu casa. Más si deseas decorar tu espacio exterior, o bien volver a usar tus macetas para otra cosa, de manera frecuente puedes replantar tu follaje interior en un cantero exterior.

A continuación te explicamos cómo:

1. Verifique la compatibilidad.

La mayoría de las plantas en maceta pueden subsistir en la tierra, mas solo si las condiciones son las convenientes. Busca tu planta en maceta online para poder ver qué rango de temperatura, luz solar y condiciones de suelo/agua prefiere. No hace daño dejar que la planta se adapte al cambio poniéndola fuera en su maceta a lo largo de unos días ya antes de trasplantarla.

2. Prepara la tierra.

Si todavía no tiene un cantero preparado y está cavando en la tierra sin cultivar, es una gran idea entremezclar un tanto de abono o bien una bolsa de tierra de jardín. Y cerciórate de que el suelo esté suficientemente seco; el suelo húmedo es excelente, mas cavar en el barro va a dar como resultado macizos duros como una roca.

3. Cave el hoyo.

Debes cerciorarte de que el orificio sea suficientemente profundo y ancho para contener el sistema de raíces de la planta. La manera simple de estar seguro de esto es poner la maceta misma en el agujero; si va a mantener la planta y la maceta, sencillamente mantendrá la planta por sí sola, con mucho espacio para ocupar la tierra suelta debajo y alrededor de ella.

4. Retire esmeradamente la planta de la maceta.

Para ello, ponga una mano cerca de la base de la planta, sobre la tierra de la maceta. Con la otra mano, incline la maceta a fin de que la planta y la tierra se deslicen juntas. Probablemente necesite pegar la maceta para aflojar la tierra de los bordes. Por norma general, no deseará arrancar la planta, singularmente de una maceta más grande, puesto que puede arrancar una parte del sistema de raíces.

5. Afloja el borde del cepellón.

Si la planta ha estado en la maceta a lo largo de bastante tiempo, las raíces empezarán a envolverse y a amoldarse a la manera del recipiente. Ahora desea que esas raíces medren cara afuera en el suelo circundante. En consecuencia, saca suavemente las puntas de las raíces utilizando tus dedos, un lapicero o bien un mondadientes.

6. Pone las raíces en el suelo.

No deseas sepultar la planta en sí, con lo que si el orificio es demasiado profundo, puedes sacar varios puñados de tierra para otorgar una base. Entonces, rellene esmeradamente la tierra suelta en torno a las raíces hasta el momento en que el orificio se llene, y palmee la tierra para quitar los huecos. No resulta conveniente apretar demasiado la tierra, mas ha de ser suficientemente sólida para mantener la planta y sostener las raíces en su sitio.

7. Riegue y cuide su planta.

Cuando finalice, riegue bien la planta para asistirla a recobrarse y establecerse en su nuevo ambiente. Entonces prosiga los cuidados regulares recomendados para su pluralidad de flores.

8. Recicle su maceta.

Ahora te queda una cosa más para trasplantar: la maceta vacía. Si bien puedes emplearla para criar una nueva planta, hay otros muchos usos creativos para las viejas macetas, desde los bonitos jardines de hadas, hasta los prácticos dispensadores de sal descongelante, o bien los porta aparejos de cocina. Ciertas macetas, como las plantas de nuestro jardín en cestas ornamentales o bien recipientes de regadera, pueden ser vueltas a utilizar como decoración de primavera.