Con temperaturas que sobrepasan los 40 grados en distintas zonas de Andalucía, como el Valle del Guadalquivir, las plantas padecen los embates del verano. En estos días en los que empuja el mercurio se debe tener bastante precaución para eludir que las plantas y flores se estropeen. Las olas de calor, la acción de los rayos ultravioleta y los bajos escenarios de humedad tienen la posibilidad de perjudicar el estado de tus plantas. En este articulo compartimos contigo una secuencia de consejos básicos a fin de que el huerto de tu casa subsista al calor. Prosigue estas pautas y nos lo afirmarás.

CINCO CONSEJOS DE AGUA PARA EL VERANO

Opuestamente a eso que semeja, no se aconseja agua bastante aun en verano. Más allá de que es verdad que hay que tener en consideración la especificación de cada planta, en la situacion de los parterres es conveniente regarlos 2 o tres ocasiones a la semana pero incrementando la proporción de agua. De esta manera, vamos a estar prestando asistencia a las plantas a atenuar los efectos del calor y combatirlos usando sus reservas de agua.

¿Qué género de agua es preferible para regar las plantas?

El más destacable género de agua para regar las plantas es el agua de lluvia. Inconvenientes no en todas y cada una partes llovizna en el verano. En estas situaciones, usaremos el agua que mejor se ajuste a cada género de planta. Por servirnos de un ejemplo, para plantas acidófilas y orquídeas usaremos agua acidificada, que se consigue diluyendo el jugo de medio limón en un litro de agua. Las plantas de origen mediterráneo se tienen que regar con agua de pH neutro. Y el resto de plantas con agua sin cal o potable.

También te puede interesar  ¿Cómo se sabe cuándo hay que regar una maceta?

Un suelo abundante en minerales arcillosos tiene mejores características y, por consiguiente, puede retener mejor el agua y de forma mucho más traje. Intente filtrar bien el agua para eludir el agua.

Incremento de cantidad

En el momento en que observamos que un vaso de agua no hace nada, comenzamos con 2 vasos. Si observamos que el agua se amontona, hay que dejar de regar hasta el momento en que se tome y no hay que regresar a regar si bien el resto plantas la tomen; debemos revisarlos todos si deseamos que todo salga bien. En el momento en que observamos que las plantas un día no crecieron y al otro tampoco, es señal de que precisan un trasplante. En este punto deberíamos tener una planta con un óptimo sistema radicular y se puede trasplantar a campo abierto, o en maceta doble de 7 L.

Riego bajo tierra

Los métodos subterráneos ‘automatizados’ con los que estamos trabajando son por aspersión o por goteo: los dos sistemas tienen cañerías instaladas y conducen el agua a los aspersores, turbinas o goteros que distribuyen el agua en la área (o por aspersión). o por fluir).

Muchas son las virtudes de usar este género de sistema, comenzando por dado que no cambian visualmente tu jardín y tienden a ser bastante durables.

Valorar
Array

Contenido de la página