En el momento en que nos disponemos a obtener una planta, o por lo menos examinar las que logramos hallar en nuestro jardín, entre las primeras cosas que debemos cuestionarnos es si es saludable. Si bien esta es una duda general que frecuentemente se puede solucionar a fácil vista, la verdad es que hay algunos trucos que nos dejan detectar adecuadamente en el momento en que una planta está sana.

Tu planta está medrando

¡El desarrollo es esencialmente la mejor señal que puedes soliciar! Sin embargo, aquí tenemos la posibilidad de ofrecer un consejo de máximo nivel a una aceptable madre de plantas, que indudablemente le va a venir bien: voltea y voltea tus plantas ocasionalmente, por servirnos de un ejemplo, una vez por semana. Esto impide un desarrollo irregular y dispar, en tanto que las plantas de interior, como bien sabes, medran intentando encontrar la luz. Ah, y si tu planta no medra bastante a lo largo del invierno, despreocúpate, es absolutamente habitual y es pues tu planta ha entrado en la etapa de latencia. A lo largo de esta etapa tenga presente el riego, la humedad, la luz y la temperatura.

Las hojas son la una parte de la planta que mucho más de forma fácil observamos. Por consiguiente, tenemos la posibilidad de observarlos y estudiar sobre la salud de nuestras plantas, si conocemos y reconocemos los signos a buscar, podemos consultar signos de agobio por deficiencia de nutrientes, mucha o muy poca agua y daños por insectos.

¿De qué manera escojo plantas sanas?

  • Entre los puntos esenciales que debemos tomar en consideración es el desarrollo del follaje, y que sea espinoso. De la misma forma, el color es esencial, ha de ser verde refulgente. No adquiera plantas con hojas pálidas o amarillas.
  • Hay que revisar que no hay plagas ni anomalías de la salud, fijándose bien en la planta, más que nada en el envés de las hojas y en las articulaciones.
  • Raíces sanas asimismo son homónimo de plantas sanas. En varias oportunidades, si la planta está en maceta, no vamos a poder revisar el estado de las raíces. No obstante, si tenemos la posibilidad de saber si tiene raíces firmes, esto tampoco va a ser un inconveniente para la planta, siempre y cuando el resto de la planta esté sana. Para revisar si hay raíces firmes debemos fijarnos en los orificios de drenaje. Si la raíz está medrando allí, es por el hecho de que estuvo bastante tiempo en exactamente la misma maceta.
También te puede interesar  Cómo regar el cactus de navidad

En Viveros don Pedro siempre y en todo momento tienes las mejores plantas a tu alcance a fin de que no debas inquietarte por su salud. ¡Llévate a casa y vete!

Caídas blandas, síntoma de podredumbre

Tocar un tallo y conocer que está blando es la pesadilla de cualquier apasionado de las plantas. En el momento en que eso pasa, nuestra planta empezó a pudrirse desde la raíz; y la descomposición ha adelantado hasta llegar a los tallos.

Salvo en los geranios, en tal caso deberemos meditar de qué forma eliminar la mariposa del geranio, en otra planta significa el desenlace.

Fosfito de Potasio y Ácido Salicílico

Como estimuladores de los procesos de defensa tenemos la posibilidad de nombrar funcionalidades compartidas:

  1. Incrementan la agilidad de emisión de las hormonas señalizadoras ABA y Etileno, como transmisores de alarma en el caso de inconvenientes.
  2. Incrementan la actividad de una enzima llamada Fenilalanina Amoniliasa, que entre sus funcionalidades crea espesor de pared por medio de la acumulación de lignina.
  3. Aumenta la emisión de antibióticos y compuestos de defensa que procuran la peroxidación de las membranas del agresor.
  4. Hace más rápido el depósito de callosa en los tejidos de ataque para acrecentar las barreras físicas.
Valorar

Contenido de la página