El trasplante se acostumbra llevar a cabo a fines de invierno, en el momento en que comienza la primavera. Por último, un consejo mucho más: la hora del día. Lo idóneo es que nos centremos en las horas en que el calor está bajando, para eludir que los pasos plus logren dañar nuestra planta en un instante tan arriesgado.

5 consejos para eludir el shock de trasplante

El shock de trasplante es un fenómeno que padecen las plantas a consecuencia de una tarea de jardinería mal ejecutada. Para cualquier planta, como nosotros, un cambio de localización es homónimo de agobio. El inconveniente, aparte del daño que le tenemos la posibilidad de llevar a cabo a las raíces a lo largo del trasplante, hay que al cambio de condiciones que encara la planta en su novedosa localización, por consiguiente, la opción mejor es impedir siempre y en todo momento el choque por medio de una secuencia de pautas o normas. lo que nos evitará desazones. ¡Te observamos!

1. Escoge el instante conveniente. Un aspecto vital para el preciso avance de cualquier planta es escoger el instante para efectuar el trasplante. Para la mayor parte, debe llevarlo a cabo inmediatamente antes del comienzo de su temporada de desarrollo o floración a fin de que la planta enfrente la temporada con novedosa energía. Si lo haces en medio de una floración, lo mucho más posible es que no florezca esa temporada. Además de esto, tienes que llevarlo a cabo en el momento en que la temperatura sea conveniente. Lo idóneo es a fines de invierno o principios de primavera.

Cuál es la mejor temporada del año para trasplantar

La mejor temporada para trasplantar, así sea en el hemisferio norte o sur, es a objetivos del invierno y principios de la primavera. Solo poco antes de su temporada de desarrollo. Aconsejamos no trasplantar a lo largo de o antes de la temporada de inmovilidad, puesto que no se generarán novedosas raíces para traspasar en el suelo recién puesto.

«Trasplantar» puede ser la transferencia de esquejes y plántulas a una maceta o la transferencia de una planta a una maceta mucho más grande. Esta segunda operación hay que hacerla al comienzo del período vegetativo como afirmábamos antes. .

Vamos a argumentar por qué razón es tan esencial trasplantar una planta. Además de actualizar sus nutrientes con un nuevo sustrato, una exclusiva tierra o un tanto mucho más de espacio para medrar tienen la posibilidad de ser determinantes para su historia. Una planta con suelo pobre o espacio de desarrollo fatigado puede debilitarse e inclusive fallecer como resultado. Además de esto: en el sendero y por esa baja salud, va a ser blanco de insectos y anomalías de la salud. Y por más que sepamos de qué manera liberarnos de las plagas del jardín o las plantas de interior, existe la oportunidad de que no tengamos la posibilidad recobrarlo.

También te puede interesar  ¿Qué pasa si le pongo mucho abono a mi planta?

Tras comprender la relevancia de esta labor, es hora de ver cuándo trasplantar una planta. Una pregunta para la que no hay una contestación única sino, en cambio, es dependiente de múltiples puntos que debemos estimar con cada uno individualmente.

Otras causas para trasplantar

Varios jardineros trasplantan por estética, lo que no es malo; mientras que se lleve a cabo adecuadamente. Desde fundamentos mucho más superficiales como el tono de las macetas, hasta fundamentos estéticos, por poner un ejemplo, contribuir a la planta a contemplar un trozo de pared. Si bien el trasplante no es algo que ocurra en la Naturaleza, no quiere decir que sean pésimos por sí mismos.

Quisiese apuntar que como profesional que trata frecuentemente con clientes del servicio, no en todos los casos es requisito trasplantar por fundamentos estéticos. Las plantas con frecuencia se venden en distintas tamaños. El fallo que comete muchas personas es dejarse asesorar por el valor. Obtener un espécimen mucho más pequeño pero mucho más económico y ahorrar dinero no en todos los casos es verdad. Primero, pues podría llevar años conseguir lo que se precisa. Seguidamente, pues precisas abono, macetas, etcétera. hasta llegar a esa altura.

¿De qué manera se trasplanta una planta?

  • Primeros pasos , Prepare las herramientas de jardinería que empleará: tijeras de podar, pala y guantes de jardinería.
  • Escoge de forma cuidadosa las macetas para trasplantar las plantas. El contenido y el tamaño son 2 puntos a tener en consideración. Para escoger el tamaño conveniente, aparte de que ha de ser mucho más grande que el previo, fíjate en el avance de la planta y del material, infórmate de sus virtudes y desventajas.
  • Una vez escogida la maceta, prepara el sustrato. Ten presente que cada género de planta tiene sus pretensiones, por ende, infórmate antes de cuál tienes que plantar tu planta. Además de esto, si la maceta no posee agujeros de drenaje en el fondo, añada una cubierta de grava gruesa de unas escasas pulgadas en el fondo.
  • En el momento en que poseas la tierra, llena la maceta novedosa hasta menos de la mitad.
  • Antes de sacar la planta de su maceta, eliminar las hojas y tallos que estén secos o en estado deplorable.
Valorar
Array

Contenido de la página