La tierra para plantar cebolla, si bien elige suelos sueltos con arado profundo y ricos en materia orgánica, si es tierra arcillosa, frecuentemente asimismo sale una aceptable cosecha. Por contra, los suelos muy pobres y la arena generan bulbos mucho más pequeños, que no se desarrollan bien y tienen un gusto considerablemente más fuerte.

La cebolla es un cultivo un tanto rústico, con lo que no es muy riguroso en lo que se refiere a suelo, pero es esencial si vamos a combinarlo con un cultivo de verano, que dejemos un cultivo bien listo, suelto y cultivo esponjoso. suelo No obstante, mi experiencia es que la cebolla forma menos bulbos en suelos bastante sueltos, aun en suelos bastante nitrogenados.

Primordiales peculiaridades de un bulto tecnológico de siembra directa

a) Análisis de suelo y fertilización según sus desenlaces b) Pluralidad de semilla correcta para la temporada de siembra c) Buena preparación del suelo, introduciendo nivelación y construcción de muros d) Siembra mecanizada, usando sembradoras manuales o mecánicas y también) Consistencia de siembra correcta para eludir raleos con alta o baja consistencia, bulbos muy enormes y bajos desempeños. La consistencia sugerida es de 70 a 110 plantas por m2. Esto es, de 700.000 a 1.cien.000 plantas por hectárea. f) Asegurar una aceptable humedad del suelo con riego, recomendándose el riego por goteo para garantizar una perfecta germinación de las semillas y avance de las plantas. g) Manejo que viene dentro de plagas y anomalías de la salud. Control de malezas con herbicidas pues el control manual es bien difícil y caro. h) Secar y sanar bien la cebolla.

Uribe estudia Ingeniería Agrícola y Ambiental en la Facultad Autónoma Agropecuaria Antonio Narro. Su trayectoria comprende distintos campos como el riego, la horticultura, la fruticultura y las decorativas, más allá de que se centra eminentemente en las ciencias del suelo y el medioambiente. Previamente se desempeñó como T.S.U. en Tecnología Ambiental.

Paso 2: Pone los esquejes en la maceta.

Con la maceta ahora llena de tierra o sustrato, plantamos los esquejes, tratando explotar al límite el espacio, si bien la distribución no es tan esencial en este punto.

Ten en cuenta que la maceta siempre y en todo momento debe tener orificios en el fondo a fin de que drene bien, no emplees materiales sólidos en el fondo como piedras.

También te puede interesar  Bichos que se comen las hojas de las plantas

Trasplantar a tierra

Una vez recibidas las primeras plántulas de cebolla, las trasplantamos a la tierra del jardín. Cabe rememorar que tenemos la posibilidad de ahorrarnos el paso de plantar con un semillero si adquirimos de manera directa los plantones de cebolla para plantar.

Como siempre y en todo momento, la tierra ha de estar bien fertilizada y la tierra ha de estar lo mucho más suelta viable.

¿De qué forma plantar cebollas germinadas?

El procedimiento es muy sencilla y directo. Radica en coger una cebolla que está comenzando a brotar y le quitaremos de manera cuidadosa la tapa por la parte de arriba para prosperar la emisión de las hojas novedosas. Si la cebolla no comenzó a brotar, quitaremos asimismo esta región pero de forma cuidadosa de no dañar su centro, la región donde se desarrollarán sus hojas.

En el momento en que estés listo, llena con agua un bote pequeño de cristal o una botella de plástico antes cortada. Entonces vamos a apoyar la cebolla en la boca del tarro a fin de que el agua toque tenuemente la base de la cebolla. Esta agua se desperdiciará e inclusive se evaporará, con lo que la repondremos conforme observemos bajar el nivel y la cambiaremos periódicamente cada 4 o cinco días para eludir que empeore.

Valorar
Array

Contenido de la página