Cualquier ampolla es molesta, pero las de la planta de los pies son increíblemente dolorosas y bien difíciles de sanar. Si además de esto es temporada de sandalias, su curación es aún mucho más dificultosa, puesto que el pie está expuesto a gérmenes y humedad.

Para sanar una ampolla en la planta del pie, la primera cosa que debemos realizar es adecentar bien la región de la herida con agua y jabón neutro y, si lo tenemos en cuenta preciso, poner antiséptico como yodo o clorhexidina.

¿Qué es una ampolla? En nuestro caso, nos vamos a centrar en la segunda causa, el roce o fricción.

La aparición de una ampolla se genera en el momento en que paseamos debido al roce del pie en el calcetín y el zapato en sitios donde el pie no ajusta tan bien. Tras unos km, ese pequeño roce termina por ablandar la piel, irritándola y, si no hacemos nada, se transforma en una espléndida ampolla.

Modo de empleo

Primero, arroja la infusión en un envase grande y remoja tus pies a lo largo de 20 minutos. Ahora, seca bien los pies y completa el régimen aplicando una crema humectante.

Lee: After sun o crema humectante: ¿qué es preferible utilizar tras tomar el sol?

¿De qué manera tenemos la posibilidad de tratar una herida en el momento en que ahora sentimos los primeros síntomas?

– Si la herida o rozadura es ya aparente, aconsejamos desinfectarla con asépticos como la clorhexidina. Entonces, lo cubriremos con un apósito estéril para eludir que empeore con el nuevo desgarro.

– Si poseemos una ampolla y se ha reventado, debemos tener bastante precaución pues en el final es una herida abierta y se puede infectar. Si no lo intentamos ahora mismo, la herida puede empeorar y transformarse en una úlcera. Usaremos un apósito asegurador para contemplar la región de cicatrización o vendaje.

¿Por qué razón correr genera ampollas?

Posiblemente tenga una ampolla en algún instante, la causa más frecuente es caminar con zapatos de vestir bastante ajustados a lo largo de bastante tiempo.

Una ampolla es sencillamente un área elevada de la piel llena de líquido transparente. El cuerpo humano es un mecanismo de defensa consistente en una inflamación palpable y limitada, llena de líquido linfático y otros fluidos anatómicos, que se forma en la epidermis. Esta lesión crea la protección del tejido tegumentario de adentro. Se nombran técnicamente ampollas si tienen mucho más de 0,5 cm de diámetro y vesículas o ampollas si son mucho más pequeñas.

Valorar
Array

Contenido de la página

También te puede interesar  Cómo plantar rosales en el jardin