El agua de arroz es con la que lavamos el arroz antes de cocinarlo, es un líquido blanquecino que siempre y en todo momento tiramos, sabíamos que es abundante en nutrientes para las plantas; de ahí que se utiliza en agricultura para fertilizar las plantas a lo largo del riego, o sea tiene un doble propósito, pues aparte de humectar las plantas asimismo las fertiliza, es riquísimo.

Esta agua blanquecina tiene dentro hierro, potasio, zinc, magnesio, etcétera. Estos son los elementos que la planta precisa para su desarrollo y avance. Asimismo tiene dentro hidratos de carbono que actúan como alimento para los microorganismos del suelo encargados de desarticular la materia orgánica en substancias mucho más sencillos. Todos estos elementos se disuelven en el agua, enriqueciéndola y transformándola en un fertilizante líquido.

2- Fertilizante base

Esta clase de app es asimismo un fertilizante de liberación lenta. Tienes que aplicarlo una vez cada un par de meses de cualquier forma, por el género de liberación que tienen. No temas que el sustrato de las plantas de arroz se llene, el arroz que ingerimos padece un desarrollo de filtrado y por consiguiente es realmente difícil que germine.

MODO DE APLICACIÓN: Poner algo de tierra fértil en una maceta grande adjuntado con 2 medidas de cuchara de arroz. Mezcla los 2 elementos a fin de que quede una mezcla homogénea en el fondo, apreciarás que los granos de arroz semejan perlita. Entonces apoyas la planta que vas a trasplantar y cubres el resto con tierra. En un caso así, aparte de fertilizante, el arroz actuará como un ingrediente que va a facilitar el drenaje de nuestra planta.

También te puede interesar  ¿Por qué se secan las puntas de las hojas de las plantas?

Prepara agua de arroz simple para las plantas –

  1. El paso inicial es llevar a cabo agua de arroz que sea ventajosa para tus plantas, sin añadir substancias dañinas de manera accidental, que llevar a cabo el primer lavado de los granos para remover las partículas de mugre, polución o artículos químicos que tengan la posibilidad de haberse adherido.
  2. Coloca el arroz (precisamente una taza) en un colador y lávalo unos segundos bajo el grifo con agua fría.
  3. Una vez lavado, ponemos el arroz en un bol con agua (un tazón de arroz y tres o 4 tazas de agua fría).
  4. Espera unos 5 minutos a que los nutrientes, incluyendo el almidón, se disuelvan en el agua. Revuelva esporádicamente para respaldar este desarrollo.
  5. Regresa a colar el arroz pero en esta ocasión recopila el agua de arroz en un envase conveniente para lograr emplearla.

AGUA DE ARROZ

Para finalizar, si tienes una planta que precisa nutrientes, esta es la manera más óptima de alimentarla:

  1. Coloca una taza mediana de arroz blanco en botella con litro y medio de agua.
  2. Tapar y agitar hasta el momento en que suelte la fécula y dejar descansar media hora.
  3. Al cabo del rato, va a quedar un líquido blanco, y regarás tus plantas. Hazlo una vez por semana a lo largo de 2 o tres semanas.
Valorar
Array

Contenido de la página