Preparación del suelo en hondura y en área Aflojar la cubierta mucho más perjudicada por las raíces. Homogeneizar la cubierta mucho más superficial del suelo. Combinar los restos en la primera cubierta para hacer más simple la siembra o trasplante. Descomposición de restos. Nivele el suelo. Control de mariguana.

Las peculiaridades del suelo determinan la relación plantas-suelo-agua-aire, que afectará a las plantas.

Para garantizar el más destacable avance de las plantas, lo primero, antes de comenzar a plantar, es revisar las condiciones del suelo. Estos han de ser coágulos que dejan pasar el aire, formando lo que lleva por nombre macroporos, facilitando que las raíces consigan oxígeno en el suelo.

Fertilización y enriquecimiento del suelo

A lo largo de la preparación manual o mecánica del lote es requisito explotar todos y cada uno de los nutrientes probables, como compost, materia orgánica y otros elementos, en para prosperar el suelo.

Para sostener una aceptable fertilidad del suelo es esencial que le aportes la cantidad correcta de nutrientes, o sea, los precisos para volver a poner los perdidos. La app de fertilizantes al suelo debe hacerse bajo la guía de un especialista en la materia, quien va a poder señalar las clases y proporciones de fertilizantes químicos u orgánicos que mucho más favorecerán a cada género de siembra.

¿De qué forma elaborar el lote para la siembra?

  • Lo primero es eliminar la tierra del fondo del envase, bandeja, maceta o mesa de cultivo. En el momento en que se ponen en recipientes, sean los que sean, se forma una costra en el fondo que hay que eliminar pues impide la adecuada circulación del agua y del aire.
  • Es requisito desmenuzar los terrones que van surgiendo en el suelo hasta una hondura de 20 cm. El suelo ha de estar suelto y rápido. Este es el instante de aprovecharlo y añadir compost para alimentar la tierra.
  • Finalmente, sacar de la área las piedras y todos y cada uno de los elementos extraños del suelo que logren complicar la plantación y posterior enraizamiento.
También te puede interesar  ¿Cómo plantar tomates en la tierra?

Asimismo es el instante perfecto para añadir arena a suelos bastante espesos y pesados, cal a suelos que se descalcifican y no retienen agua. Asimismo es el instante de añadir nutrientes como nitrógeno, calcio, magnesio, hierro, etcétera.

Aireación y suelta, tareas primordiales para elaborar el suelo para la huerta

Y estas 2 tareas nos dejan actualizar y oxigenar el suelo. Para hacerlos, la tierra ha de estar húmeda. Lo idóneo es que lo humedezcamos intensamente a lo largo de unos días antes de empezar con los trabajos de aireación y esponjado. Así, vamos a poder trabajar el planeta sin prestar mucha resistencia. Si podemos encontrar relojes de tierra mientras que hacemos este trabajo, es señal de que requerimos humedecerlo mucho más.

Existen muchos canales de ventilación y pelusa. Para muchos, lo idóneo es excavar unos 20 o 25 centímetros de la área cultivada, sacando su tierra. Así mismo, vamos a poder combinar nuestra tierra rica de otros cultivos con el compost que nos va a ayudar a fertilizar la tierra.

Nivelar el suelo tras la aireación

En el momento en que el suelo está aireado y con fertilizante, es hora de nivelar o allanar el lote a fin de que la tierra se vea lisa y unificada. Para esto, lo idóneo es usar un nivel láser y poste, para marcar la nivelación precisa del lote.

Si bien hayamos aplicado fertilizantes al suelo, no está de sobra añadir mucho más nutrientes, para esto es preferible añadir materia orgánica al suelo para enriquecerlo, como humus de lombriz o estiércol. . Quizás estos sean los últimos puntos para elaborar la tierra para la siembra.

Valorar
Array

Contenido de la página