Los componentes que desarrollan agobio en las plantas de mariguana se tienen la posibilidad de clasificar en abióticos y bióticos. Estos se clasifican según el origen del agobio, si hay que a un aspecto de afuera oa la existencia de un organismo vivo, por servirnos de un ejemplo hongos o bacterias.

Aspecto abiótico o no biótico tiene relación a todos y cada uno de los componentes externos que afectan a la planta. En medio de estos causantes tenemos la posibilidad de denominar la luz, la temperatura, la humedad, el ph, entre otros muchos. Si hay un desequilibrio en alguno de estos componentes, la planta se ve de manera directa perjudicada. Excedente o escasez.

Géneros de agobio en las plantas de mariguana

  • El agobio ambiental está relacionado con todos esos causantes que están en el ambiente de la planta y que tienen la posibilidad de tener un encontronazo negativo en su desarrollo y eficacia. No solo les perjudica el inconveniente de las sequías, las crecidas de agua, la salinidad y las temperaturas extremas. Nuevos análisis han afirmado que los cambios en la intensidad de la luz les estresan, tal como la carencia de fertilizantes inorgánicos, que asimismo juegan un papel esencial en otro cultivo.
  • Agobio por sequía. Las plantas tienen la posibilidad de mustiarse por la pérdida de agua por transpiración (mucho más que por la absorción de agua por la parte de las raíces) en días radiantes, secos o en el momento en que la luz de nuestro invernadero es intensísima. Esto es, el suelo no está suficientemente húmedo y eso perjudica su desarrollo. Si bien las plantas tiene un sistema de control para realizar en frente de un déficit hídrico que no es tan enorme. Lo que hacen es ocasionar menos transpiración para achicar la pérdida de agua. La pérdida importante de agua asimismo perjudica a las raíces. El suelo en el que medramos tiende a secarse desde la área hacia abajo. Esto impide que medren pequeñas raíces. El sistema de raíces incrementa, con lo que maximiza su exposición a la humedad del suelo. Esto pasa merced a la energía que usan en esta acción, si bien asimismo piensa una pérdida de potencial productivo. Para esto te aconsejamos el EVOPONIC 250ML AHORRO DE AGUA.
  • Agobio por exceso de agua. El exceso de agua es un enorme inconveniente, por el hecho de que puede terminar con la vida de nuestra planta mucho más veloz que la falta. En suelos que tienen mucha agua, no queda bastante oxígeno para las plantas. Sin oxígeno, empieza la respiración anaeróbica en las raíces, lo que resulta en la producción de compuestos tóxicos en la planta. Los síntomas asimismo tienen dentro marchitez y coloración amarillenta de las hojas. Asimismo puede ocasionar pudrición de la raíz y retardo en el desarrollo.
  • Agobio por exceso de calor. Las elevadas temperaturas tienen la posibilidad de ocasionar daños directos a las plantas, si bien esto frecuenta deberse a la carencia de agua (como resultado del calor). Asimismo es bastante común que las plantas padezcan quemaduras, gracias a los fotones del sol. La planta procurará curarse por transpiración, pero si no hay bastante agua libre para hacer este desarrollo, la planta sacrificará una parte de la área de sus hojas, admitiendo que se quemen. Para sugerirte te aconsejamos IQUID ICE 250ML EVOPONIC (ANTI-ESTRUCTURA).
  • Agobio mecánico. Es esencial comprender que nuestras plantas son muy sensibles a cualquier cambio en su ambiente. Al introducirlo en un invernadero o en un cultivo, nos encontramos creando un agobio mecánico en las plantas. Contactar con ellos con mucha continuidad puede ocasionar anomalías de la salud o daños en los tejidos. Cualquier rotura de tejido, pérdida de ramas, hojas o daño en el leño va a ser una fuente de agobio para la planta. En el momento en que nuestra planta se inficiona con alguna patología o es atacada por insectos, usa su energía para defenderse de la plaga y se enfoca en sanar los daños ocasionados. Todo lo mencionado frena su desarrollo. Es un género de agobio muy habitual para las plantas de exterior, en tanto que el movimiento del viento, los animales que logren estar alrededor o sencillamente ser manipulados frecuentemente tienen la posibilidad de estresarlas. Menear una planta a lo largo de unos minutos cada día puede ser en tallos mucho más cortos y un peso mucho más rápido de la planta.
  • Agobio salino. Un exceso de cloruro sódico u otras sales es una amenaza para nuestra planta puesto que disminuye la aptitud hídrica del sustrato. Mucha sal puede ocasionar un déficit hídrico en la planta. Además de esto, el sodio y otros iones como el cloruro son tóxicos para ellos. En el momento en que lo podemos encontrar en dosis altísimas, la planta no es con la capacidad de absorber los nutrientes correctos. Solo el sodio va a ser absorbido. De ahí que te aconsejamos CLEAN PAI GLAS PAI SALES.
  • Agobio por daños por frío y heladas. Tanto el frío como las heladas son las primordiales causas de daño a las plantas agradables. Esto no significa que las plantas mucho más resistentes no logren ser dañadas por el frío. Los síntomas acostumbran a mostrarse durante la noche y afectan a muchos géneros de plantas. Las hojas y los tallos se volverán negros y los capullos y las flores se decolorarán.
  • Agobio por daños derivados del empleo de modelos químicos. Cualquier clase de químico, mal empleado o con una dosificación errónea, dañará físicamente el cultivo. La mayor parte de estas lesiones tienen la posibilidad de ser ocasionadas por pesticidas aplicados en demasía. La fumigación con modelos químicos de forma frecuente causa daños a las plantas. Estos daños acostumbran a manifestarse con máculas rojas, plantas achaparradas, desfiguradas o con un tono cobrizo general.
También te puede interesar  ¿Cuántas veces hay que regar las plantas en verano?

El agobio mecánico es imposible impedir completamente, pero siempre y en todo momento hay que tomar en consideración. Para evitarlo dentro de lo posible, el contacto con las plantas ha de ser mínimo. La clave para eludir el agobio por sequía, el agobio por exceso de salinidad y el agobio por calor es cerciorarse de que la planta no se seque a lo largo de la fotosíntesis. Pero se debe tener precaución, no nos marchamos a estresar por exceso de agua. Intentar sostener los artículos químicos al mínimo se encuentra dentro de las probables resoluciones para eludir el agobio del daño químico.

Temperatura excesiva o deficiente, uno de los más importantes fundamentos

En el momento en que pensamos en de qué manera recobrar una planta tras una helada o en el momento en que observamos una planta quemada por el sol, aguardamos el hecho sin meditar en mucho más grande. No obstante, es esencial entender que nuestra planta no padece otra cosa que las secuelas del agobio causado por un descenso extremista de la temperatura o una insolación excesiva.

Por este motivo y aparte de tomar cautelas en instantes puntuales, es requisito respetar las pretensiones de temperatura de cada planta. No es requisito exponerla a estos extremos que terminamos de comentar: una planta doblegada a mucho más frío o calor del que aguanta asimismo va a estar estresada.

De qué manera contribuir a tus plantas en el momento en que están estresadas

Si tus plantas están estresadas precisan que las asistas. Esta asistencia se puede cerrar en distintas acciones. Los más frecuentes son:

  1. Si una planta se ve amarilla, en general tiene exceso de agua o no tiene nutrientes.
  2. Si la planta tiene una sección verde profundo y la parte de arriba va perdiendo el verde, la planta precisa nutrientes.
  3. En el momento en que una planta tiene un color verde en la mayoría y en la parte de abajo va perdiendo el verde, normalmente nos dice que le falta alimento. Es comer por agobio.
  4. En ocasiones apreciamos que una planta tiene un color verde obscuro pero las hojas están dobladas con apariencia de garra, quiere decir que tiene exceso de alimento.
  5. Si nuestra planta comienza a bajar de peso de abajo hacia arriba, tiende a ser por carecer de nitrógeno. En ese instante necesitaremos añadir fertilizante de desarrollo.
  6. Si la planta comienza a perder energía y color, tiende a ser por carecer de agua. En un caso así, la primera cosa que debemos llevar a cabo es regarla en abudancia y incorporarle el sustrato a ese líquido. Si le hemos proporcionado antes pero no funcionó, regresar a regar a fin de que se hidrate. Y si el sustrato está totalmente seco, lo mucho más posible es que la vida bacteriana ventajosa que había dentro suyo haya fallecido.

Agobio térmico

El calor o el frío desmesurados tienen la posibilidad de parar el desarrollo de las plantas. Esto puede suceder en el momento en que hace bastante frío durante la noche o, por contra, con temperaturas altísimas a lo largo del día. No obstante, es una hortaliza que se amolda realmente bien a distintas tiempos, siempre y cuando la temperatura fluctúe entre los 18 y los 29 grados. En la situacion de un bar interior, acostumbra haber un exceso de temperatura.

En el momento en que resulte posible y se haya comprobado que la temperatura a lo largo de la noche desciende bastante, poner las plantas bajo techo a fin de que no estén expuestas al frío. Si la temperatura es bastante alta, puedes recurrir a mallas sombreadoras.

Valorar
Array

Contenido de la página