Existen algunos nutrientes que se piensan «precisos» a fin de que las plantas completen su ciclo vital adecuadamente. Por consiguiente, una carencia o carencia de alguno de estos elementos tiene la posibilidad de tener un encontronazo negativo en tus plantas.

Seguramente has oído charlar frecuentemente de los «macro» y los «micro» nutrientes. Los dos son tan precisos para agradar las pretensiones biológicas de la planta y el nombre es solo homónimo de lo que la planta precisa para subsistir.

Función del hierro en las plantas

El hierro es un cofactor de sobra de cien enzimas que catalizan reacciones bioquímicas únicas y fundamentales en procesos como la fotosíntesis, la respiración, el metabolismo del nitrógeno y los sulfatos, que desempeñan muy juego papel esencial en la transferencia de electrones (reacciones de oxidación-reducción), procesos que pertenecen a la fotosíntesis.

El hierro tiene la aptitud de ceder y recibir electrones, lo que se conoce como aptitud de oxidación. Por esta cualidad del hierro participa en múltiples procesos donde las reacciones redox son fundamentales. Un ejemplo evidente es que el hierro pertenece a múltiples enzimas antioxidantes, que forman parte en la neutralización de los radicales libres de oxígeno para impedir el daño celular.

Síntomas de falta de nutrientes en los cultivos

La carencia de los primordiales nutrientes para las plantas en los cultivos tiene la posibilidad de tener distintas secuelas. Al saber los síntomas socios a la deficiencia de cada uno de ellos, tenemos la posibilidad de corregir los probables fallos y alimentar los cultivos.

En el momento en que una planta no recibe bastante nitrógeno crea un estado general de debilidad. Además de esto, sus hojas no medran lo bastante y se vuelven amarillas, incluyendo las nervaduras. Asimismo generan menos flores y la cosecha puede ser de menor calidad.

También te puede interesar  ¿Cuándo es mejor regar de noche o de día?

Ruta # pH del suelo mucho más bajo

Como se discutió previamente, el suelo con un prominente nivel de pH es predispuesto a la deficiencia de hierro. Con esto en cabeza, la reducción del pH del suelo asimismo debería contribuir a cambiar la nutrición de hierro del suelo. Una manera fácil de achicar el pH del suelo es añadir múltiples enmiendas de compost, azufre, urea, nitrato de amonio y sulfato de amonio.

Asimismo puede acidificar el suelo si no está bien cubierto. Esta solución se restringe a contenedores y camas, en tanto que puede sustituir las plantas con frecuencia en estas ocasiones y aún de este modo poder integrar enmiendas al suelo. La manera más frecuente de acidificar el suelo es añadir azufre elemental en distintas des según el género de suelo.

Valorar

Contenido de la página