Para entender si lo haces bien o no, te sugerimos que toques la tierra con los dedos y si está seca, la planta tiene sed a fin de que no florezca menos y sus tallos se arruguen, se caigan o amarilleen. , las hojas se doblarán, decolorarán o se van a caer. Si el suelo se siente húmedo o ves que las hojas jóvenes se oscurecen y se vuelven cobrizos, nos encontramos regando bastante. Un pequeño truco es sacar la planta de la maceta y envolverla en papel absorbente a lo largo de 24 h, atravesar los dedos y aguardar a que se logre almacenar.

En los dos casos, corregir el exceso de agua es mucho más bien difícil por el hecho de que cuesta considerablemente más recobrar la planta y es un desarrollo mucho más largo.

No ves desarrollo

Si pasa el tiempo y no ves desarrollo en tu planta o nuevos brotes es pues falta agua o sobra. Para comprender el fundamento, introduce un palillo en la tierra, si la tierra sale húmeda es por el hecho de que la andas regando bastante, si sale seca es por carecer de agua.

Esto no significa unicamente falta de agua, puede deberse a la necesidad de sustrato y vitaminas. Debes cambiar su maceta y cambiar su suelo.

Retire la planta de su rincón de plantación y déjela secar

La prioridad en el momento de recobrar una planta con exceso de riego es remover el exceso de humedad. Para esto, la primera cosa que debemos llevar a cabo es sacarla de su maceta y, con bastante precaución, sacar el sustrato mojado que se adhiere a las raíces a fin de que no se dañen mucho más. El misterio es que al remover todas y cada una de las fuentes de humedad, nuestra planta puede respirar.

Para llevarlo a cabo bien, lo idóneo es dejarlo secar por un tiempo corto. Es bastante estar en el aire entre 12 horas o, si está muy sobrepasado, un día.

También te puede interesar  ¿Cuál es la mejor agua para regar las plantas?

Existen muchas causas por las que una planta tiene una reacción tan mal al exceso de agua, entre las mucho más esenciales es la carencia de oxígeno. Como todos y cada uno de los seres vivos, las plantas precisan respirar y en el momento en que eso se hace por medio de las raíces, si hay mucha agua, verdaderamente se ahogan sin poder respirar y absorber los nutrientes del suelo.

Otro inconveniente es que de alguna forma nos encontramos «lavando» los micronutrientes, potasio, nitrógeno y otros nutrientes y las raíces por el momento no los tienen la posibilidad de absorber.

¿De qué forma puedes comprender si tus plantas precisan agua?

En el momento en que a las plantas les falta agua, la primera cosa que sucede es que las hojas inferiores se vuelven amarillas y secas. Si ve que esto pasa, probablemente sus plantas no estén recibiendo bastante agua. En el momento en que una planta no recibe bastante agua, lo que hace es preservar la poca agua que tiene sosteniendo el tallo verde y las raíces húmedas, pero las hojas se vuelven amarillas y se caen y por último se secan.

Las plantas perjudicadas por la carencia de agua asimismo comenzarán a enseñar algo de raíz en la área. Otra señal de que el suelo está seco es que se agrietará, si esto pasa puedes estar seguro de que las raíces de tus plantas no reiben la humedad o los nutrientes que precisan para medrar apropiadamente, en especial en plantas de maceta. Cerciórate de regar tus plantas a fin de que no tengan adversidades para generar las frutas y verduras que quieres.

Valorar

Contenido de la página