En el caso de que seas un jardinero casero, estos métodos te van a dar desenlaces.

Como norma establecida, una planta en maceta de 6 pulgadas de diámetro precisa agua en el momento en que las 2 pulgadas superiores del suelo se sienten secas al tacto. Una maceta de 8 a diez pulgadas de diámetro hay que regar en el momento en que la parte de arriba se sienta de ½ a 1 pulgada de tierra seca.

Métodos de riego sugeridos en macetas

El sumergir es un procedimiento sugerido para plantas en cestas colgantes y macetas pequeñas en verano. Rememorar una planta seca asimismo es un antídoto de urgencia. Precisarás un envase con agua y deberás meter la cazuela dentro y soportar hasta el momento en que dejen de salir burbujas.

Radica en poner la cazuela sobre un plato o bol con agua un rato y en el momento en que el agua fué absorbida por un capilar se quita. Puedes regar este procedimiento en las próximas plantas: afelandra, azalea, begonia, brezo, ciclamen, pilosa, ardilla, helecho espada o violeta africana.

Primordiales fallos al regar las plantas

Comencemos por los fallos más habituales al regar las plantas. seguramente hayas hecho uno. En ocasiones das por sentado que la planta está bien vigilada por el hecho de que la riegas todos y cada uno de los días pero de súbito comienza a estropearse. El exceso de agua tiende a ser lo más frecuente, si las raíces se ahogaran por el hecho de que ese exceso les impide absorber oxígeno y nutrientes por medio de las raíces.

A las puertas de las fiestas se frecuenta cometer un nuevo despiste, anegando las plantas. Tendemos a meditar «Si bien yo no esté, tienen agua para toda la semana» pero no es de esta manera, por el hecho de que los inundamos de agua. La planta se debilitará mientras que persista el exceso de humedad, haciéndola sensible a la sequía en el momento en que el agua se evapore.

¿Por qué razón no hay que arar la tierra?

En el momento en que aramos la tierra, la volteamos para eliminar la maleza y elaborar la tierra. En ese instante apreciamos que la tierra que ponemos en la área semeja tener un color diferente, con una textura mucho más húmeda y rica. Esto se origina por la acción destructora del Sol sobre el suelo: regularmente perdemos humedad y microorganismos. La mayor parte de los microorganismos que transforman los desechos en materia orgánica no tienen la posibilidad de subsistir bajo la luz del sol directa, con lo que de año en año que aramos se pierden 3 mm de suelo fértil. Recuerdo una clase con Darren Doherty donde ha dicho «el Sol hace mucho más daño a la tierra que cualquier bomba nuclear». Puede parecer un tanto exagerado, pero si nos detenemos a meditar cuántos años llevamos cultivando sin resguardar el suelo, quizás comprendamos por qué razón requerimos cada días un poco más fertilizantes químicos y maquinaria.

También te puede interesar  ¿Qué es lo que más odian las hormigas?

Por consiguiente, en el momento en que aramos la tierra matamos todos y cada uno de los microorganismos que había en las capas inferiores del suelo y los exponemos de forma directa al sol. la materia orgánica regresa a perder vida y se seca antes de lo que pensamos.

¿Por qué razón es tan esencial la tierra para la salud de los árboles?

La Tierra efectúa cinco funcionalidades fundamentales. La utilización del género de suelo incorrecto puede dañar la salud de los árboles al limitar el ingreso de las raíces al agua y los nutrientes fundamentales. El suelo contribuye a regular el agua, sosten la biodiversidad, filtra los contaminantes, ofrece soporte físico y cicla los nutrientes. Con esto en cabeza, se puede comprender por qué razón plantar un árbol que necesita menos saturación del suelo no va a tener éxito si se pone en un suelo franco o arcilloso. Los árboles detallan signos de agobio. Los probables signos de suelo insalubre tienen dentro hojas incoloras, ramas rompibles e inclusive retardo en el desarrollo de los árboles.

Asimismo es esencial cavar un hoyo suficientemente profundo para las raíces del árbol. Plantar en suelos poco profundos provoca que las raíces de los árboles sean mucho más susceptibles a la exposición, estresando a los árboles e inclusive aflojándolos por las rachas de viento. Si tiene rocas firmes cerca de la área del suelo que le previenen excavar intensamente, considere añadir tierra encima para acrecentar la hondura.

Valorar

Contenido de la página