Sabías que… Hay mucho más de 2.500 especies de cactus, además de esto son muy longevos y tienen la posibilidad de llegar a vivir mucho más de 250 años. Si bien su avance es retardado, los cactus tienen la posibilidad de medrar bastante y pesar hasta 12.000 kilos.

Recuerdo que como cualquier otra planta de interior o exterior precisan agua, si bien no se tienen que regar todos los días. Tienes que regarlas cada 15 – 30 días en dependencia de la proporción de luz a la que esté expuesta. A mucho más luz, mucho más agua, a menos luz, menos agua. Los cactus tienen la posibilidad de vivir hasta un par de años sin agua, la precisan, conque si bien solo rieguen un tanto en el momento en que tú lo hagas, tienes que regarlos en buena cantidad.

¿Cuánta agua le coloco a mi cactus?

¡Basta, no seas tímido!

¿Un cactus mucha agua? No sé si has escuchado esto antes, conque te lo explicaré.

¿De qué manera recobrarlos?

Para recobrar los cactus secos hay que tomar medidas radicales: coger las macetas y ponerlas en un cuenco con agua a lo largo de media hora. Esto rehidratará el sustrato, lo que va a ayudar a que las plantas se recobren. Pero esto no es todo cuanto hay que realizar.

Regar despacio y controlar con atención

Algo fundamental en el momento de meditar en de qué forma proteger un cactus. Si el agua se marcha agregando de a poco vamos a poder ser siendo conscientes de la cantidad precisa que precisa nuestra planta. Pero no es lo único: tan esencial como o sea fijarse en de qué manera nuestra planta suprime el riego. Va a ser una pista básica que vas a ver salir el agua por el desagüe en el momento en que debamos parar el agua.

También te puede interesar  ¿Por qué se me secan las plantas?

Y no dejes el plato bajo con agua: solo pudrirá las raíces.

Otros cuidados

Como último producto, nos agradaría nombrar ciertos cuidados esenciales para el cactus, alén del riego y los fertilizantes. Uno son las plagas. Por sus peculiaridades, los cactus son un snack sabrosísimo para tu bebé. Su presencia actúa con apariencia de arenilla grisácea o bolas de algodón blanco, presentes en las paredes llanas y cerca de las espigas. Si notas su presencia, es suficiente con rociar un producto conveniente contra estas plagas para suprimirlas.

En lo que se refiere a la poda, el cactus no la precisa. A menos que la planta tenga alguna parte rota o enferma debemos retirarla, haciendo un corte directo en la región perjudicada, preferentemente a lo largo del verano.

Valorar

Contenido de la página