Plantar lavanda es muy simple y entretenido, y comienzas a comprender tu planta en aspecto. La lavanda pertence a las yerbas aromatizadas mucho más reconocidas de todo el mundo y su empleo se remonta a varios siglos.

+Planeta: Luz

¿La lavanda tiene fertilizantes?

¡Ya que no, de todos modos no es conveniente! Como buen arbusto rústico, no es bastante riguroso en lo que se refiere a la calidad del suelo y un abono elevado puede lograr que pierda su fuerte aroma floral característico. Sin embargo, si el suelo en el que se planta es muy pobre o en la situacion de esos ejemplares en maceta, es conveniente utilizar una solución mínima de abono antes de la temporada de floración.

Y si no es esencial abonar la planta, podarla. O sea lo que no debemos confundir con agarrar tus flores (si están destinadas a objetivos ornamentales o aun medicinales). Con el comienzo de la primavera o la llegada del otoño (siempre y en todo momento antes o tras la temporada de floración), es preferible realizar una pequeña poda que no pase medio tamaño de la planta. Merced a él estimularemos el desarrollo de novedosas ramas pero asimismo sus flores.

Cuidados de la lavanda

Simplemente, hay tres cosas para proteger la lavanda en maceta: temperatura correcta, exposición al sol y agua correcta. A dios gracias, nada de o sea realmente difícil.

Ponga sus plantas de lavanda cultivadas en un envase en algún rincón que reciba pleno sol (por lo menos 8 horas cada día) y riegue con moderación. Deje que el suelo se seque entre riegos, pero no permita que se seque tanto que la planta se marchite.

También te puede interesar  Cómo plantar caña de azucar

Dónde plantar la lavanda

Si bien es una planta que se amolda a toda clase de suelo, el sitio mucho más conveniente para plantar la lavanda es un suelo rápido y bien drenado. Si bien no necesita mucha materia orgánica, siempre y en todo momento es preferible añadir un abono de fondo, así sea algo de compost, humus de lombriz o cualquier abono natural para prosperar la calidad de la tierra.

De ahí que, en el momento de escoger el sitio, aparte de lo que comentamos en lo que se refiere al suelo, ha de ser en una región radiante, puesto que a la lavanda le agrada bastante el sol directo, hacemos un hueco un tanto mucho más grande que el fondo de la cazuela.

Valorar

Contenido de la página