Advertencias para regar el ajo Al comienzo, se aconseja regar mucho más rápido y mucho más seguido (cada 2 días). Entre los 30 y los 90 días hay que regar cada 4 o 5 días, incrementando paulativamente el tiempo de riego. Entre los 90 y los 120 días hay que regar cada siete días aproximadamente, con apps de 2 horas.

El ajo se considera fuente de Salud y es la base del buen arte.

El cultivo del ajo: algunas peculiaridades

El ajo es un cultivo de rotación que se frecuenta cultivar tras el barbecho de maíz. En distintas zonas de España, por servirnos de un ejemplo Las Pedroñeras (Cuenca), la frecuente rotación cereal-girasol-cereal-ajo.

La rotación de cultivos radica en girar plantas de distintas familias con distintas pretensiones alimenticias en exactamente la misma área de cultivo en el transcurso de un periodo preciso. De esta manera, logra eludir que los nutrientes del suelo se agoten y que las patologías socias a los diversos tipos de cultivos afecten a los cultivos.

Cuándo regar los ajos: con qué continuidad

A lo largo del primer mes, se aconseja regar los ajos cada 2 días. Pasado el primer mes, y a lo largo de los meses 2 y 3 de cultivo, hay que regar el ajo cada 4 o 5 días, ahora partir del cuarto mes hay que regar una vez a la semana precisamente.

Pero como afirmábamos, esto cambiará según la región, si llovizna, etcétera.

Recortar la flor

Al comienzo oa mediados de la primavera van a salir los tallos con una flor. Si dejamos medrar la flor, el ajo movilizará todos y cada uno de los nutrientes hacia ella y «ignorará» el tamaño del bulbo, de ahí que lo vamos a recortar. Entonces, con una mano fijamos firmemente el tallo de ajo para eludir que se caiga del suelo y con la otra mano tiramos del tallo de la flor y el segundo va a quedar cortado.

También te puede interesar  ¿Cuánto tiempo tarda en dar frutos una planta de tomate?

Para ser considerablemente más precisos, en el momento en que el tubo de la flor consigue los 15 cm es el instante de cosecharlas.

Recogiendo el ajo

En el momento en que las hojas han alcanzado una aceptable altura, es hora de anudarlas, por el hecho de que requerimos secar las hojas y empezar a añadir nutrientes para seguir hacia el bulbo a fin de que se desarrolle . bien. La técnica radica esencialmente en llevar a cabo un nudo regular en la base del tallo.

La fecha de llevarlo a cabo es en la época de septiembre u octubre, es dependiente de en el momento en que sembramos y es esencial llevarlo a cabo en el momento en que el tallo no está húmedo, por lluvia o por riego.

Valorar
Array

Contenido de la página