Cuando hemos plantado nuestro aguacate, es esencial entender que es mucho más especial de lo común en sus primeras etapas de vida.

  • Frío: Vamos a poner la planta dentro y la guardaremos en una ventana donde haya luz. En exterior hay mantas térmicas para resguardar nuestras plantas del frío.
  • Calor: Tenemos la posibilidad de poner una red de sombra para eludir que el sol queme las frágiles hojas en las primeras etapas de vida del pequeño árbol.
  • Riego: La maceta y el sustrato del jardín han de estar bien drenados. Si plantas un aguacate en una maceta en el hogar, debe tener múltiples orificios a fin de que logre drenar el agua. Si hay falta de agua, lo apreciamos en el instante por el hecho de que las puntas de las hojas se queman (se vuelven cobrizos).

germinación adecuada

Debemos adecentar bien el hueso de aguacate y pincharlo con 4 palillos a fin de que tengamos la posibilidad ponerlo en un vaso de agua con la punta del tubo hacia arriba. Requerimos mudar el agua cada semana para eludir que se pudra y comience a germinar pasadas unas 3 semanas.

El instante perfecto para o sea la primavera. En el momento en que ahora da sus primeras hojas, es el instante de trasplantarla a una maceta.

También te puede interesar  Plantar Kiri

La preparación de la semilla

Primero, toma un aguacate o un aguacate maduro, preferentemente uno que sea la fruta de un vecino. Otra alternativa es obtener semillas certificadas para tu zona. Esto asegurará que la semilla verdaderamente germine en la tierra de su jardín.

Entonces el aguacate que escojas para cultivar ha de ser una fruta muy madura. Cortamos la pulpa y la extraemos con bastante precaución para no dañar ni lesionar la semilla. En el momento en que lo saquemos, apreciaremos que tiene forma ovalada, esto es, con un lado puntiagudo y un lado chato.

Valorar

Última actualización el 2023-02-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Contenido de la página